eSIM: Qué es y cómo funciona

La tecnología de las tarjetas SIM ha evolucionado enormemente desde su aparición en 1991. Hemos pasado de aquellas primeras tarjetas del tamaño de una tarjeta de crédito a las diminutas nanoSIM que utilizamos actualmente en nuestros teléfonos inteligentes. Pero la industria móvil no se detiene y ya está aquí el siguiente gran paso: la eSIM o SIM virtual, que promete revolucionar la forma en que nos conectamos.

¿Qué es exactamente una eSIM?

Una eSIM o SIM integrada es básicamente un chip SIM integrado directamente en el hardware de un dispositivo, ya sea un smartphone, una tablet, un smartwatch o incluso un ordenador portátil. A diferencia de las tarjetas SIM físicas que estamos acostumbrados a insertar en nuestros móviles, la eSIM no es extraíble ni reemplazable por el usuario.

Este chip integrado cumple exactamente la misma función que una tarjeta SIM tradicional: identifica y autentica al dispositivo en la red móvil del operador, permitiendo realizar llamadas, enviar SMS y conectarse a internet móvil. La diferencia es que al estar soldada a la placa base, no es necesario una ranura o bandeja para insertarla.

Configuración y uso de la eSIM

La eSIM está diseñada para ofrecer una experiencia similar a la de las tarjetas SIM tradicionales, pero con la comodidad de no tener que manipular físicamente una tarjeta. Los operadores móviles están adoptando gradualmente esta tecnología, ofreciéndola inicialmente como una alternativa a las tarjetas MultiSIM para dispositivos secundarios.

Para configurar una eSIM, el proceso puede variar ligeramente según el operador y el dispositivo, pero en general es bastante sencillo. Desde el área de clientes o la app móvil del operador, se puede solicitar el servicio eSIM para un segundo dispositivo, como una tablet o un smartwatch.

Contenido exclusivo - Clic Aquí  Celular M4 SS4451 no enciende.

La activación de la eSIM se realiza mediante un código QR o un perfil de activación que el operador proporciona al usuario. Basta con escanear este código con la cámara del dispositivo o seguir las instrucciones para descargar el perfil, y la eSIM se configurará automáticamente con el número de teléfono y el plan de datos correspondiente.

Al igual que con una tarjeta física, la eSIM tiene un código PIN y un PUK para protegerla de usos no autorizados. En caso de pérdida o robo del dispositivo, se puede bloquear la eSIM contactando con el servicio de atención al cliente del operador. Una ventaja de la eSIM es que al estar integrada en el hardware del dispositivo, no se puede extraer físicamente, lo que dificulta que un ladrón pueda ocultar la ubicación de un teléfono robado.

Otra característica interesante de la eSIM es que permite almacenar múltiples perfiles de diferentes operadores, pudiendo cambiar entre ellos según las necesidades del usuario. Esto es especialmente útil para viajeros frecuentes que necesitan conectarse a redes locales en diferentes países sin tener que cambiar físicamente de tarjeta SIM.

En cuanto a la configuración de la eSIM, los pasos pueden variar ligeramente entre dispositivos Android e iOS, pero en general implica elegir si se usará solo para datos o también para llamadas, si será la línea principal o secundaria en caso de tener varias, y otros ajustes básicos. El operador proporcionará instrucciones detalladas para cada caso particular.

La eSIM busca ofrecer una experiencia de usuario más fluida y flexible, manteniendo las mismas funcionalidades y seguridad que las tarjetas SIM físicas. A medida que más operadores y fabricantes adopten esta tecnología, es probable que se convierta en el nuevo estándar para la conectividad móvil en todo tipo de dispositivos.

Contenido exclusivo - Clic Aquí  ¿Cómo busco conductores cercanos con la aplicación Bolt?

Configuración y uso de la eSIM

Ventajas de apostar por la eSIM

La adopción de la tecnología eSIM supone numerosas beneficios tanto para usuarios como para fabricantes y operadores. Algunas de las principales ventajas son:

  • Diseños más delgados y resistentes: Al eliminar la necesidad de incluir una bandeja para la SIM, los fabricantes pueden crear dispositivos más finos, ligeros y con mayor resistencia al agua y el polvo.
  • Adiós a las tarjetas y adaptadores: No más preocuparse por perder la diminuta tarjeta o tener que usar adaptadores para cambiar de nano a Micro SIM al renovar el móvil. Con eSIM, cambiar de dispositivo será tan fácil como escanear un código QR.
  • Múltiples líneas en un solo aparato: La eSIM permite almacenar y activar varios perfiles de operador en un mismo terminal . Podrás tener, por ejemplo, tu número personal y el del trabajo en el mismo smartphone sin necesidad de un modelo dual SIM.
  • Conectividad global más sencilla: Al viajar a otro país, Podrás contratar fácilmente un plan de datos local activándolo en tu eSIM, sin tener que buscar una tienda física o manipular tu móvil.
  • Portabilidad más rápida: Cambiar de operador será cuestión de minutos . Ya no tendrás que esperar a recibir una nueva tarjeta física, sino que podrás activar tu número en la eSIM con unos pocos clics.

Disponibilidad actual de eSIM

La eSIM es una tecnología relativamente nueva, pero ya está disponible en un buen número de dispositivos de gama alta. Apple la incorpora en todos sus iPhone desde los modelos XS y XR de 2018, así como en los iPad Pro y en los Apple Watch Series 3 y posteriores.

Contenido exclusivo - Clic Aquí  Cómo Robar Cuentas por ID

En el mundo Android, la mayoría de buques insignia desde 2020 ya cuentan con eSIM. Es el caso de los Samsung Galaxy S20, Note20, S21 y Z Flip, los Huawei P40 y Mate 40, los Google Pixel 4 y 5, el Motorola Razr o los Oppo Find X3.

En cuanto a operadores, Movistar, Orange, Vodafone y Yoigo ya permiten usar eSIM en España, aunque por el momento principalmente en relojes inteligentes como el Apple Watch o Samsung Galaxy Watch. Poco a poco irán extendiendo la compatibilidad a más dispositivos y tarifas.

Un futuro sin tarjetas SIM físicas

Aunque la transición llevará tiempo y conviviremos durante años con tarjetas físicas y eSIM, el sector apuesta claramente por la virtualización de la SIM a medio plazo. En un escenario futuro, nuestros smartphones, tablets, wearables e incluso coches vendrán de serie con eSIM.

Esto no solo facilitará la vida a los usuarios, sino que abrirá la puerta a nuevas posibilidades como dispositivos más reducidos, redes privadas, conexión de millones de dispositivos IoT o incluso tarifas móviles a la carta que podremos personalizar y activar al instante desde una app.

La eSIM es un ejemplo más de cómo la La innovación está transformando las telecomunicaciones móviles para adaptarlas a un mundo cada vez más conectado, flexible e inteligente. Un mundo en el que una simple tarjeta de plástico se convierte en un elemento virtual, abriendo un abanico de nuevas oportunidades. El futuro de la conectividad móvil pasa sin duda por la eSIM.

También puede interesarte este contenido relacionado: